XXXVII CONGRESO NACIONAL DE ENTOMOLOGÍA.....

& II CONGRESO SUDAMERICANO DE ENTOMOLOGÍA.....

VALORES DE INSCRIPCIÓN

Detalle de los valores a cancelar en la tabla que encontrará mas abajo.

Los valores de inscripción del XXXVII Congreso Nacional de Entomología y II Congreso Sudamericano de Entomología corresponden a:

Dólares (US$)

230

235

120

Pesos  Chilenos ($)

140.000

160.000

70.000

 

Socios

No Socios

Estudiantes Pre y Postgrado

       ...

..        Ramón Rebolledo Ranzramon.rebolledo@ufrontera.cl        Universidad de La Frontera Avenida Francisco Salazar 01145, Temuco - Chile       (56) 45 2325000(56) 45 2325639

Aegorhinus phaletarus

Aegorhinus superciliosus

Aegorhinus vitulus

Rhyephenes maillei

Adalia angulifera

Apterodorcus bacchus

Hábitat y rol trófico

 

Sin capacidad de vuelo. Los adultos se alimentan de brotes y hojas; las larvas se alimentan de la corteza y xilema de diversos árboles, produciendo galerías en el interior de la planta. Los adultos ocasionan daño principalmente en la parte aérea de la planta, a través del consumo de la corteza en los brotes tiernos terminales, y la larva se alimenta a nivel del cuello y de las raíces, pudiendo ocasionar la muerte de la planta. Esta especie se encuentra sobre arbustos frutales introducidos: arándano, frambuesa, grosellero, cerezo, mora, frutillas y sauce. También ha sido encontrada en bosques de roble de la zona central.

 

Hábitat y rol trófico

 

Al parecer su ciclo de vida es univoltino (una generación por año); los adultos aparecen en el follaje a fines de octubre y viven entre 5 a 6 meses. La hembra pone los huevos en la planta o en el suelo en grupos de 4–5 huevos que recubre con una secreción transparente. Los adultos se alimentan de brotes y hojas; las larvas se alimentan de raíces y raicillas, pudiendo llegar a causar la muerte de la planta. Es considerada una plaga de arándanos, frambuesos, grosellero, frutilla y zarzaparrilla roja. En forma ocasional se alimenta de hojas de sauce, duraznero, perales, rosales y zarzamora. La pupa perfora la raíz principal de la planta donde construye una cámara pupal. El hospedero nativo sería el maitén, canelo y coihue.

 

Hábitat y rol trófico

 

Las larvas se alimentan de corteza y tejido leñoso vivo de los robles, horadan galerías poco profundas en la base del tronco o en el cuello de la raíz. Los adultos se alimentan de la corteza de las ramillas ocasionando heridas que pueden causar la muerte de las ramillas. La pupación se produce en el lugar donde la larva termina su desarrollo (al interior del tronco). Se encuentra en abundancia sobre troncos de robles y coigües que presenten abundante musgo en la corteza.

 

Hábitat y rol trófico

 

Se encuentra asociado a corteza de árboles debilitados o muertos de especies nativas y exóticas, como laurel, coigüe, pino radiata y pino Oregón, entre otros. Larvas y pupas viven en el interior de la madera o bajo cortezas (septiembre y noviembre). Las larvas consumen desde la corteza a la albura del tronco. La pupa vive en una cámara ubicada en la capa externa de la albura, cubierta por un aserrín fibroso. Al emerger los

adultos entre septiembre y abril, salen del tronco dejando un orificio circular de unos 4,5 y 6,5 mm de diámetro. Los adultos se alimentan de brotes o de savia y también se han registrado consumiendo brotes de ñirre.

 

.

 

Hábitat y rol trófico

 

Son depredadores de otros insectos en todos sus estados ontogeneticos. Durante su desarrollo, esta especies de Coccinellidae pasa por 4 estadios larvarios, conocidos como I, II, III y IV, el primero de los cuales corresponde a la larva que eclosiona del huevo, el último a la larva que pupará. Sin embargo, se ha documentado en esta especie, en crianzas en laboratorio, de 3 a 5 estados larvales, dependiendo de la alimentación.

 

Hábitat y rol trófico

 

Bosques templados. La especie prefiere para su desarrollo a roble y también hay registros sobre troncos de maqui. Las larvas se alimentan de madera muerta y semipodrida y también son capaces de horadar los arboles y provocar su muerte. Los adultos gustan de alimentarse con la savia que rezuma de las heridas en troncos de árboles.